El nuevo contrato formativo en España: ¿una “res continet duo simul”?