El nuevo contrato fijo-discontinuo