La protección por desempleo durante el primer estado de alarma: ¿un agravio comparativo?