El avatar del trabajador como “identidad virtual” del contrato de trabajo